Bienvenido

mar

20

ene

2015

Los Dominios del Ónix Negro - Adriana González Márquez

¡Oh, por Dios! ¡Dos entradas el mismo día!


Lo lamento, esto no ocurre ni ocurrirá seguido.


¡Celebremos el milagro!


De acuerdo, de acuerdo, fuera bromas.

Lo que dice el libro.

Atraviesa los limites de la realidad,

salva al mundo y encuentra a tu amor

¿Y si fuera algo más que un sueño?


-No me cabe la menor duda de que si te pruebo, en tus labios encontraré el sabor más perfecto, más sublime del infinito; sé que tu boca contra la mía creará una combustión instantánea en cada centímetro de mi cuerpo, y que cuando nuestras lenguas se encuentren me llevarás al límite de la cordura# Pero no te besaré -aquella última frase de Erick destruyó mis anhelos.
-¿Por qué? -pregunté, deseando que mi voz no hubiera sonado tan malditamente desilusionada.
De sus labios asomó una pequeñísima sonrisa, sin separarse ni un centímetro de mí.
-Porque a pesar de que me vuelves loco con la simple presencia de tu espíritu, cuando te bese te quiero toda para mí. En mente, alma y cuerpo.


Vanessa tiene 17 años, está en el último semestre de la preparatoria y tiene una vida muy aburrida (según ella). Lo único que hace que sus días sean tolerables son sus sueños, los cuales la llevan a lugares muy apacibles. Lo malo es que últimamente éstos no han sido cordiales. Si bien en ellos se ha topado con Erick, un apuesto joven que se siente irremediablemente atraído por Vanessa, también ha estado en un par de ocasiones en peligro de muerte.
A pesar de esos riesgos, la chica se ha obsesionado de tal modo con Erick, que ya no pone atención a nada de lo que ocurre en su vida cotidiana, aunque esto le cueste la posibilidad de hacerse novia del alumno más guapo (y real) de toda la escuela.
Tras varias semanas de incertidumbre, el mundo de Vanessa se desmorona cuando descubre que nunca ha soñado, sólo se ha transportado a una realidad alterna, la cual se encuentra amenazada por un ser malévolo que se está apoderando de las almas de sus habitantes. Pero el panorama no es tan desolador como aparenta. Antiguas profecías señalan a Vanessa como la elegida para salvar (o llevar a su destrucción) a los habitantes de esa realidad, entre ellos el apuesto Erick, quien ha jurado proteger a la joven aun a costa de su propia vida (y de paso ganarse su corazón).

Mi sinopsis.

Vanessa tiene 17 años, y es una chica bastante normal...

Excepto por el hecho de que sus sueños son algo diferentes a los de los demás.

Viaja a distintas partes y, ahí en sus sueños, puede crear las cosas que necesite (una lámpara, ropa, etcétera).

Pero últimamente, ha llegado a lugares desagradables.

Lo único agradable de esta situación es Erick, el chico que aparece en sus sueños, y que ella ya no se puede sacar de su cabeza.

El problema es cuando se da cuenta de que estos sueños no son sólo sueños, y que Erick realmente existe, y que hay un ser malvado que se apodera de almas, y que ella es la elegida que todos los habitantes de este lugar han estado esperando.

Mi opinión.

Esta trilogía fue mi favorita del 2014.


Me llegó gracias a la booktuber Raiza Revelles, pues habló de ellos.  Fui a una feria del libro y compré los primeros dos.


El primero lo leí, me gustó pero no tanto.

Como que no me atrapó, y me frustraba un poco Vanessa, la protagonista.

Además, la portada de ese primer libro se me hacía horrible (se me sigue haciendo la menos atractiva) y casi ni tiene interlineado, las letras están muy juntas.


Pero de todos modos, como sí me gusto (y como el final del primer libro me dejó picada), cuando fui a Sanborns y vi el tercer libro, me lo llevé a casa.

Entonces unos días después, justo cuando desperté (y regresé del baño, pues normalmente mi cuerpo me exige ir al baño cuando acabo de despertar) empecé el segundo libro y, por el amor de Dios, incluso antes de bajar a desayunar ya había leído más de 50 páginas

Lo leí muy rápido y lo disfruté muchísimo.


Sin embargo, tardé en leer el tercero, pues sabía que después de ese ya no había otro y no quería que la historia se acabara.  Además, tenía un poco de miedo de que la autora pudiera defraudarme.

¡Pero por supuesto no lo hizo!

El tercer libro también fue totalmente maravilloso.  Lo amé de principio a fin.

Aún se me enchina la piel cuando pienso en él.


Realmente me encantan.  Y las portadas de los últimos dos me gustan mucho más, también.

Y la autora es mexicana.

Y menciona muchas cosas de México (y de Aguascalientes, de donde ella es).

Me encanta la naturalidad y hasta me hizo sentir orgullosa, porque antes, normalmente no me gustaría leer un libro con una chica mexicana.  Pero después de eso, hasta me sentí más orgullosa de mi nacionalidad.

No sé.

La autora se me hizo toda una genio (además de que, si ves su Goodreads, ¡la mujer lee MUY rápido!


De hecho, en la FILIJ (Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil) se presentó, y yo estuve a punto de ir, pero...  Gripa.  Me dio una tremenda y cruel gripa.  Y ya no conocí a Adriana...  Ya será en otra ocasión.

5 de 5 estrellas.

La autora.

Adriana González Márquez nació en la ciudad de Aguascalientes, aunque aceptémoslo, habría preferido nacer en los Dominios del Ónix Negro (¿Quién no hubiera deseado nacer en un sitio en donde aparentemente todos los hombres son tan atractivos?).

            Se enamoró de los libros desde los cinco años, cuando le rogó a su madre que le leyera una novela que ella misma eligió, de suspenso noir nada apropiado para su edad, pero que le ayudó a intrigarse ante las historias inesperadas a partir de entonces.

            Su primer cuento lo escribió alrededor de los doce años, pero le pareció tan malo que destruyó el manuscrito con sus propias manos... ¿Quién iba a decir que la primera frase de esa historia terminaría siendo la primera frase de la trilogía de los Dominios?

            Anduvo de carrera en carrera, siempre indecisa, siempre inquieta, hasta terminar la licenciatura en Enseñanza del Inglés, creyendo que así podría traducir sus propias obras… Al parecer en aquel entonces nadie le explicó lo cansado y complicado que es traducir, así que por el momento se dedica tan sólo a la escritura.

            Ama los viajes, conocer gente nueva, ver lugares antiguos y aprender de otras culturas. Tal vez esa es la razón por la que su primera novela publicada trata precisamente de ello. ¿Qué mejor sitio para viajar, conocer, ver y aprender que una dimensión paralela?

            Le fascinan las tormentas, odia levantarse temprano y dice “Oh” muy a menudo. Es algo malhablada (su insulto favorito es “Me lleva la &%$#/@”) pero está intentando mejorar su vocabulario.

            Actualmente vive en su imaginación… Bueno, la verdad es que siempre lo ha hecho.

 

 

Esta biografía (o algo así), es un copypaste de la página de la trilogía: http://trilogialosdominios.blogspot.mx/p/la-autora.html

Además, me encanta que la autora haya hecho algo así como un soundtrack para el libro...  De hecho, esta canción es la principal.

Y pues, con esto, además de que los libros me han encantado, también he descubierto nuevas canciones.

2 comentarios

mar

20

ene

2015

La importancia de la Ortografía.

Hola, de nuevo.


Hoy vengo a hablar un poco de un tema que ronda mucho por mi cabeza: la ortografía.

Soy la clase de persona que escribe con la mejor ortografía que pueda, en todas partes (que tampoco tengo la mejor ortografía del mundo, de hecho estoy muy lejos de eso).

Incluso he llegado al extremo de sonar fría por el chat o los mensajes al celular, debido a mi ortografía.  Y no quiero sonar así todo el tiempo.


Pero de todos modos, no voy a dejar de escribir así.  Incluso aunque suene fría.

La manera en la que solemos escribir en Internet es muy descuidada.  Y, a fin de cuentas, aunque no queramos, se nos termina pegando para el resto del tiempo que escribamos algo.

Yo, como intento de escritora y recurrente soñadora de la publicación, sé que es importante que cuando estés escribiendo un borrador lo hagas lo mejor posible, pues así hay menos que corregir.  Y claro, si hay algunos, se corrigen.  Pero quiero decir, si yo le mandara a una editorial (cosa que todavía me parece lejana por ahora) un manuscrito con varias faltas de ortografía, ¿qué pensarían de mí?

Estoy de acuerdo, a veces se te van algunas letras o acentos.  Sin embargo, no hay que pasarse.

E incluso aunque no te interese escribir un libro.

¿Qué van a pensar tus jefes, o la gente que te entreviste para que obtengas un trabajo, al ver que tienes una ortografía de la patada?

Además, de sólo pensar que mi maestra de Español entrara a Facebook y viera los estados de sus alumnos...  Le daría un paro después de ver tantos errores (ya sé, ya sé, exagero un poco...  Sólo un poco).


A fin de cuentas, creo que tener una buena ortografía siempre mostrará algo positivo de ti.  Y es una forma de respetar tu idioma.

Por lo menos, seguro que sentirás que estás haciendo las cosas un poco mejor cuando disminuyas todos estos errores, y las cosas que hagas resultarán mucho mejor.


En fin, esto podría tomarse como una indirecta a TODOS (casi todos, de acuerdo, algunos sí escriben bien) mis amigos de Facebook, deseando que dejen de escribir cosas como "acer" e "k iczistes el fin d smana?" (de acuerdo, de acuerdo, quizá exagere un poco con los ejemplos y tampoco sean tan malos).

Yo también tuve mi tiempo de mala ortografía.

Como cuando empecé este blog, y tenía como nueva años, y prácticamente era algo así: "OoLaA, KmMo SsTaAs?".  No sé cómo no me cansaba tanto escribiendo, quiero decir, ¡cuántas mayúsculas!.  Y en ese entonces no podía escribir sin ver el teclado.  No entiendo por qué me complicaba la vida en escribir con tan mala ortografía.


Pero, bueno, esa época ya pasó hace mucho tiempo.  Dios me salve de que vuelva.


En fin, eso es todo.

Sólo quería hablar un poco de eso.

No sé, últimamente es un tema que me viene a la cabeza.


Me gustaría si ustedes me dijeran si a ustedes les pasa algo parecido: ¿les molesta la gente con muy mala ortografía? ¿les preocupa mejorar su ortografía? ¿o simplemente no es un tema que les preocupe demasiado?

Me encantaría recibir alguna respuesta.


Saludos.


P.D.: Realmente espero que ninguno de mis compañeros lea esto.  Y si lo leen, espero que no me reconozcan.  Estoy mejor en el anonimato, gracias.

P.D.2: Tampoco soy tan creída como para no hablarle a alguien con mala ortografía.  Digo, no me molesta cuando se puede leer con facilidad lo que dicen.  Pero prefiero evitar a las personas cuya ortografía me cuesta bastante trabajo...  Lo suficiente como para no tardarme un buen rato en poder comprender el mensaje (por ejemplo, la forma en la que escribía mi yo del pasado).

0 comentarios

dom

11

ene

2015

Año Nuevo . Vida Nueva

Pues ya estamos a 2015, como seguramente debieron notar.

Muchas personas tienen la ilusión de que, a la entrada de un nuevo año, su vida cambiará totalmente para mejor.

Te haces así muchos, muchos propósitos.

De los cuales, no cumples la mayoría.

No digo que esto no sea bueno, sino que deberíamos ser más serios con nuestros propósitos de Año Nuevo.

En fin, sólo quería desearles un nuevo año bonito.  Ojalá todos sus deseos se cumplan.

En fin, quería hablar de varias cosas.


Primero, de mi NaNoWriMo.

Me fue bastante bien, de hecho.

Lo gané justo un día antes de que terminara el desafío.

Escribí 50090 palabras.

La primera mitad del desafío me fue bastante sencilla, de hecho: escribí más de 31 mil palabras.

Después llegaron los exámenes y proyectos y ya no escribí tanto.

Además, supongo que hice algo de trampa, pero no en un mal sentido.

Se supone que uno escribe sólo una novela, pero yo escribí dos.

Bueno, dos borradores, de los cuales todavía estoy trabajando en el segundo.

El problema fue que la primera historia, que planeé desde octubre y para la cual tenía todo preparada, no fue suficientemente larga.  La terminé exactamente el 15 de noviembre.

Así que, para no darme por vencida y escribir mis 50 mil palabras, inicié con otra.

A la otra le escribí casi 20 mil palabras en los siguientes 15 días.

Hubiera hecho más, pero tenía proyectos, exámenes y gripa.

No llegué ni a la mitad de la historia y decidí continuarla en diciembre.

Aunque en todo el mes, sin la presión del NaNoWriMo y los ánimos abajo, sólo escribí otras 20 mil palabras.

Aún no termino el borrador, me faltan unas 25 mil palabras, creo.  Por lo menos a eso pinta.

Me he tomado un descanso porque me faltaba inspiración.

Así que los últimos días, todo este enero, he estado leyendo y leyendo (lo que no había leído en noviembre y diciembre por utilizar casi todo mi tiempo libre en escribir).

Y creo que así voy a pasarme el resto de enero, porque, aunque de verdad disfruto muchísimo de estar escribiendo, es algo que me cansa bastante.

Así que leeré y leeré por ahora, y después empezaré todos mis demás proyectos.

Esa es la otra cosa de la que quería hablar.


Este año, además de mis propósitos personales, con mis amigos, mi familia y la escuela, me he plantado varias ideas que sé que debo hacer.

  • Primero, quiero terminar dos borradores.  Sé que es algo que puedo hacer, pues en verano me probé a mí misma que puedo estar treinta días escribiendo mil palabras en promedio.  En noviembre, con el NaNoWriMo, noté que puedo estar 15 días escribiendo más de 1666.67 palabras (promedio por día del concurso), de hecho, escribía unas 2000 palabras por día.  Y también, gracias a esto, me probé que puedo terminar un borrador si lo planeo con cuidado.
  • Editar un borrador.  De verdad, no tienen idea del trabajo que me cuesta ponerme a editar.  Me da algo de pena lo que escribo, pues tengo muchos errores.  Sé que el borrador será más hermoso después de editarlo unas tres veces, y más cuando lo edite cinco veces, y aún más cuando lo edite ocho veces.  Tengo que releer, esforzarme, anotar, borrar, modificar, escribir más.  De todo.  Y quiero probarme a mí misma que soy capaz de hacerlo.
  • Fuera de la escritura, también tengo mis propósitos de lectura.  Sé que no hablo mucho de libros aquí, pero de verdad que me encanta leer.  Así que, al igual que el año pasado, me propongo leer 52 libros (uno por semana).  El año pasado leí 55, así que sé que puedo hacerlo.  Sólo me preocupa que el siguiente ciclo escolar no tenga tanto tiempo libre.
  • Quiero leer 12 libros en inglés, uno por mes.  Ya he leído varios libros en inglés, y aunque me cuesta trabajo, sé que me ayudan a mejorar en mi práctica del idioma.  Y sé que puedo hacerlo, sólo tengo que esforzarme un poco.
  • Luego, fuera de lectura, pero igual siguiendo con el inglés: Quiero ver cuatro series en inglés.  El año pasado vi dos mini series en inglés (sin ningún subtítulo ni nada), que fueron Job Hunters y Carmilla (series que pueden encontrar en Youtube).  Sé que podré mejorar con estas cosas.
  • Y al final, quiero hacer caligrafía.  Por lo menos llenar un cuaderno de ejercicios.  Ustedes no lo notan, gracias a Dios.  Pero mi letra es HORRIBLE.  Digo, que sí se entiende y más si la escribo con calma.  Sin embargo, les puedo asegurar que da pena.

Esos son mis propósitos, y son propósitos que creo plenamente que puedo lograr.  Sólo tengo que echarle más ganas.


Y bueno, eso fue todo por hoy.  Sé que no actualizo mucho...  Sólo es que a veces no sé de qué hablar, o tengo tarea, o estoy picada en un libro y no quiero saber nada del mundo exterior.

De todos modos, gracias por leer.

Un saludo.


0 comentarios

lun

17

nov

2014

Participar en el NaNoWriMo

Este año voy a participar, por primera vez, en el NaNoWriMo.

Preguntarán, ¿qué es el NaNoWriMo?

Pues bien, el NaNoWriMo es el National Novel Writing Month, o en español: El Mes Nacional de la Escritura de Una Novela.

Se realiza en Noviembre, y personas de todo el mundo se unen a él (lo cual lo vuelve internacional y no nacional, pero InNoWriMo no suena tan bien...).

Consiste en escribir una novela de 50 mil palabras (lo que equivalen a unas 175 páginas) en 30 días (inicia el 1 de noviembre a las 0:00 hrs. y termina el 30 de noviembre a las 23:59:59).

Debido a esto, se supone que aquí sólo escribes y escribes, y ya cuando acabe noviembre editas.

Mientras estés en el NaNoWriMo sólo te dedicas a escribir, olvidando editar tu novela, eso será para después.  Lo importante es tener un borrador para después poder editar.

 

Lo padre del NaNoWriMo es que muchas personas se unen, y por ese motivo todo esto se convierte en una hermosa comunidad que te impulsa a escribir, ya sea por competencia, por emoción, porque alguna persona te dio ideas en los foros...

En fin, desde el año pasado yo sabía del NaNoWriMo, pero no quise unirme porque es tiempo de clases y proyectos y tareas y todo eso.

Este año tampoco planeaba unirme, aunque al final la emoción me ganó y me inscribí.

 

De hecho, no ganas mucho, más que un papelito ahí que te dice que ganaste el NaNoWriMo, y un descuento en Scrivener (lo cual vale la pena).

 

 

Y ayuda mucho para que seas constante, pues todos los días tienes que escribir 1666.67 palabras (1667, porque no puedes dividir una palabra, o por lo menos no que yo sepa).

 

Pues eso.

 

Los invitaría al NaNoWriMo, pero estamos a 17 de noviembre, y no creo que sea buena idea llegar tan retrasado.

Bueno, de todos modos, si quieren entrar y creen que pueden, pues sean bienvenidos.

 

En fin, aquí al ladito hay un widget que dice cuántas palabras llevo, por si les interesa.

 

A mí me ha estado yendo bastante bien.


 

Bueno, si alguien tiene algo que compartir, como una opinión o una pregunta, les prometo intentaré contestar.

 

Muchas gracias, y hasta luego.

0 comentarios

dom

12

oct

2014

Releer lo que escribes 

¡Hola!

Sí, ya sé que desaparecí por un tiempo... Perdón.

Ya sé que no es mucha escusa, pero estuve haciendo proyectos, y luego vinieron los exámenes.  Y en fin, todo era un caos.

Ni siquiera podía leer.

Y es que yo leo todo el tiempo.

La verdad no tenía tiempo.

Pero en fin, que ya terminaron los exámenes y he encontrado tiempo libre.

Bueno, en fin, a lo que íbamos:


Yo nunca he acostumbrado a releer lo que escribo, porque si lo hago lo único que quiero hacer es editar todos los errores (y mira que por más que edite, siempre encuentro algo que se puede mejorar).  Pero he decidido releer algunas cosas que he escrito y me he dado cuenta que sirve mucho.

Me he propuesto no editar nada, y simplemente leer.

Me ha ayudado.

He recordado varias cosas de mis historias que ya se me habían olvidado.

En serio, olvidado.

Me refrescó la memoria.

Y me recordó algunas cosas que ya no me acordaba debía escribir en las siguientes partes de la historia.

Sí, quería cambiar cosas, pero eso lo puedo dejar para después.

Lo más importante es terminar el borrador de la historia.


Y me he dado cuenta de que he mejorado mi escritura con el tiempo.


Así que creo que releer lo que escribo, después de dejarlo repasar algunas semanas, e incluso tal vez unos meses, para poder tener la mente más despejada, se volverá algo frecuente cuando escriba.


Pues yo les recomendaría que lo hicieran para refrescar la memoria.


Pero bueno, si alguno de ustedes escribe, ¿releen seguido lo que escriben? ¿les sirve releer? ¿no lo hace? ¿les sirve alguna otra cosa para recordar lo has escrito?  si es así, ¿qué cosa?

Y si no escriben, les agradecería si alguno de ustedes me dice su opinión de esto de releer.


Bueno, saludos y nos leemos pronto.

0 comentarios